Sant’Antioco y una lectura

Estándar

 

Poema originalmente publicado en Salto al reverso.

 

Foto. FerraN Nadeu

Foto. Ferran Nadeu

 

«…Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, Ciegos que ven, Ciegos que, viendo, no ven…»Saramago, José. Ensayo sobre la ceguera
  
Si no fuera ciega,
vería el azul
impregnando un horizonte
lleno de promesas antiguas.
Fornidos hombres
que izan sus banderas.
En sus barcas, velas altaneras,
infladas con el miedo
de los valientes.

Sentiría también el vértigo
del aire,
detenido en la cima de los acantilados
de esta costa escarpada
e indómita,
poblada de maquia,
solo maquia
en la boca del sediento.
Escarbar en la tierra,
entre arbustos
que dibujan la silueta del viento,
y encontrar tierra
y más tierra.
Echar raíces
entre las rocas
para vencerla.

Vería también el amor
en tu mirada,
en la vuestra,
y su color primigenio,
desprovisto de significados.
Vuestros ojos
y los míos
ya no serían vuestros,
serían del mundo,
como aquel faro
que dibuja haces de luz
en el oleaje,
pintando siempre estas tormentas
nuestras
que no buscan
sino desprenderse
del abrazo del náufrago.

Si no estuvieran,
estuviéramos,
ciegos,
nuestro mar
no sería
grito,
cementerio,
espejo infame
de injusticias,
parálisis
y desamor.

Si fuera ciega,
no sabría del amor
que nace al borde
y en el centro mismo
de un abismo.

Toda una vida
con ojos que no ven
no sirve
para nada.

Si no hubiera estado ciega,
habría sabido calcular
las coordenadas
de tu miedo;
dolor insoportable,
siempre queriendo dirigirse
con coraje
al norte.

Y tuviste que desprenderte
de tus ojos
para que yo comenzara a ver.

Si no hubieras estado ciega,
habríamos avistado
la muerte
inevitable
en tierra firme,
como aquellos aguerridos marineros
en sus barcas,
que también sabían hundirse
sin forcejear contra la corriente.
Pero preferiste aferrarte
a la esperanza.

Me pediste un mandala
que te regalé
y que no coloreaste.

Y me pregunto
para qué quería mis ojos,
para qué los quiero,
si no sabían ver.

Y aún debo aprender
a mirar,
a mirarte,
a mirarnos,
a mirarme
bien.

Mayca Soto

Ver original en Salto al reverso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s