Archivo de la etiqueta: POESÍA

Esperanza

Estándar

Nueva colaboración para Salto al reverso

Foto Ferran Nadeu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Caminas por la ciudad,
doblas sus esquinas,
cruzas sus calles desiertas,
casi olvidadas;
también sus avenidas asfixiadas
en tu trayectoria laberíntica.
Respiras el humo de demasiados tubos de escape;
partículas diminutas en suspensión viajan hacia tus pulmones
para quedarse.
Encuentras semáforos en rojo;
esperas,
esperas
y esperas paciente
el cambio al verde…
Aparece el ámbar;
una luz parpadeante,
un aviso de peligro,
una llamada a la duda es la prudencia.
Tu pie titubea,
tan bien como tu boca;
el asfalto quema en la calzada
y, maldita sea, te rompiste las sandalias de dedo
tras sobresaltarte con el ladrido estridente
del puto claxon de un camión
inhumano.
Pensaste que esas playeras no servían para caminar,
pero no te hiciste caso y zanjaste la duda con un portazo.
Ahora tendrás que sortear descalza las piedrecitas pequeñas
que no se ven,
peor son los cristales rotos de esas botellas quebradas.
Dejas tus huellas invisibles en el asfalto;
el cemento y el alquitrán jamás se estremecieron
ante el roce de la piel.
Vives en una selva
de ladrillos y anhelos
de amor.
«Continúa, continúa», piensas sin verte,
«en la próxima esquina, seguro que encontraré un taxi».

 

Originalmente publicada en Salto al reverso

Mayca Soto

Foto: Ferran Nadeu

LA ESPERA

Estándar

Attachment-1

 

 

 

                                                                                       v                                      

40 semanas;
linda espera.

Linda, sí.
Y emocionante,
misteriosa,
inquietante,
fatigosa,
ondulante,
arrolladora.

Ambivalente.

Un aro de fuego
es la entrada a un túnel oscuro.
Hay un punto de luz al otro lado,
como una diminuta cerradura
que espera la punzada en el ojo,
la mirada atrevida.

¿Que se esconde tras la puerta?

Las puntas de los dedos de tus pies se asoman
a un precipicio.

Y sin paracaídas.

 

@Mayca Soto

Trayectoria

Estándar

 

Originalmente publicado en Salto al reverso

2195201947_ee07c6a744_z (1)

 

 

 

 

 

 

Foto: Santiago López Pina. Burbujas. Licencia CC BY-NC-SA 2.0

 

Una burbuja
admirada en el aire,
con vuelo incierto,
sujeta a los avatares
de una trayectoria efímera,
al soplo de un niño,
al leve roce de una arista,
de un vértice arriesgado;
girándose en pleno vuelo,
repleta de aire ilusionado,
como una peonza que gira
por la fuerza de una voluntad ajena.
De pronto, detenida en un suspiro;
flotando ingrávida
en un espacio
coloreado,
risueño,
prometedor,
equilibrado.

Entonces, el trompicón de un latido,
un fogonazo en la memoria,
la luz roja de un recuerdo
hace trizas el presente
caduco,
derriba la calma hermética
del pasado.
Abro los ojos:
ya no estás,
no estás
ni estarás.

Hasta cuándo la felicidad
dejará de ser un respingo,
un asalto
en la memoria.

 

Mayca Soto

 

Autorretrato

Estándar

“Siempre ando buscando los colores
aun en el más crudo de los inviernos”

Gracias Salto al reverso por dejarme formar parte de vuestra exploración creativa:
“Somos poetas, cuenteros, fotógrafos e ilustradores. Somos un salto a través de tierras y mares. Somos el reverso del arte, los artistas. Somos un proyecto abierto, un puente tendido que pretende acercamientos. Somos creadores. Universos de letras esperan por nosotros para ser contados. Universos de imágenes esperan por nosotros para ser capturados…”    Precioso.
¡Un gusto compartir un espacio con vosotros!

SALTO AL REVERSO

Fotografía: Ferran Nadeu

De verde y amarillo
gatuno
se viste esta mirada
miope;
cuatro ojos resignada
que no se reconoce
en los espejos.

En mi cuerpo
quedó la huella,
a veces orgullosa,
de dos terremotos,
dos vidas de peso
que se abrieron paso en casa
por un canal,
a mi modo de ver,
demasiado estrecho,
con una cabezonería
de estirpe
cruzada y reforzada;
si bien existe el pincel
en este destartalado garabato.
Las recetas variopintas son así:
Sal y azúcar
en las manos,
como arena y gravilla
en los pies.

En mi corazón
no hay más banderas
que las de los ciclos de la luna,
acaso también la del aroma del café de la mañana,
y la del tempo lento.
Mas la impaciencia me suele asaltar
en las colas
y en los minutos perpetuos.
También incluyo a la duda,
que no tengo más de cinco certezas
como en la mano…

Ver la entrada original 144 palabras más

ANHELOS

Estándar

ANHELOS

 

Tu breve silueta recortada
en la fotografía.
En tus hombros armados
de cinco años,
veo todo el peso
liviano
del mundo
y una firmeza dulce que reconforta.

Te observan unas vías
que a mí se me aparecen
como promesas

Tú admiras trenes poderosos
que regresan y se van,
festivos en su ignorancia férrea,
por esos mismos raíles
gastados por el uso
de largos recorridos,
quizás aliviados
por efímeros preámbulos de jornadas laborales,
por música encapsulada tras los auriculares,
paréntesis de paisajes
enladrillados,
adornados en sueños.

Yo, en cambio,
sólo descubro tu cara
reflejada en alguna ventanilla
y un paisaje
que no reconozco, aunque quisiera,
y que se recrea veloz
en tus ojos almendrados
de adulto confiado.

No me ves ahora en tu ensueño.

Mientras, quizás anhele
ser la pieza minúscula del engranaje
de un motor indescifrable
que jamás te abandone en mitad de la vía,
para que todas tus estaciones
sólo sean llegadas a buen puerto.

Sí,
lo sé,
ya lo sé,
los fracasos
son sólo espejismos de la desesperanza.
Algún día también tú percibirás
el silbato
esperanzado
de los trenes.

@ Mayca Soto

De verano dices (Experiencia veraniega “La Poesía no muerde”)

Estándar

Colaboración en la Experiencia Veraniega de La Poesía no muerde

De verano y de poesía,
anuncias.
Entonces intento hablar
del sol,
del calor,
del azul del mar,
de las olas,
del amor…
¡Qué tópico!
Y de los fulgores que se desvanecen
con la misma rapidez con la que siempre se derrite sólo mi helado.
De los colores ávidos, como reyes,
por los que me desvivo
aún en el más crudo de los inviernos.
De los cuerpos exhaustos,
expuestos
a la intemperie de la sal.
De esos amores,
locos,
quemados,
a contraluz,
en los bares
y en las calles que arden
en fiestas,
repletas de gente.

Siempre hay música estridente en verano
y un gusto por lo efímero que conquista .

Y ese aire que me despeina,
el mismo que un día
revolcó mi pelo
y me reveló
lo feliz que podía ser en el desorden
de los besos,
en el caos de esos días imprevistos,
que nacen sólo
para morir
y renacer
convertidos en otros.

¿Sabes qué ocurre?
A pesar de que las ventanas
están ya abiertas,
de que el aire que ventila cada mañana,
religiosamente,
la casa,
trae las semillas de flores arrancadas,
en otros balcones muertas.
A pesar de que mis pies
buscan el consuelo
en el frío de las baldosas;
de que hace días
que mis jerseis de lana
yacen desordenados
dentro de mi armario,
sin que logre poner orden
al asombro
de su abandono.
A pesar de que mi balcón
luzca como ninguno,
con esos geranios rojos
y esa tupida menta,
que me pide a gritos que la ponga dentro de la jarra de te verde de la nevera,
antes de que se seque de pena.
A pesar de toda esa alegría que
inunda las calles
como nunca;
sigue,
sigue sin piedad,
reclamando en mí
un lugar
este invierno.

Voz: Patty Escalante

Fotografía: Hélène Laurent

Poema: Mayca Soto

LA POESÍA NO MUERDE

respuesta Mayca 2De verano y de poesía,
anuncias.

Entonces intento hablar
del sol
del calor
del azul del mar
de las olas
del amor
¡Qué tópico!

Y de los fulgores que se desvanecen
con la misma rapidez con la que siempre se derrite sólo mi helado.

De los colores ávidos, como reyes,
por los que me desvivo
aún en el más crudo de los inviernos.

De los cuerpos exhaustos
expuestos
a la intemperie de la sal.

De esos amores,
no puedo evitarlo,
locos, locos,
quemados y
a contraluz
en los bares
y en las calles que arden
en fiestas
repletas de gente.

Siempre hay música estridente en verano
y un gusto por lo efímero que conquista .

Y ese aire que me despeina y me enamora
el mismo aire que un día levantó mi falda
revolcó mi pelo
y me reveló
lo feliz que podía ser en el desorden
de los besos

Ver la entrada original 178 palabras más

Hoy estrenamos “Habitación propia”

Estándar

El gris de los Colores en Mujeres con habitación propia

Fotografía de:

Smiley x 3 via photopin (license)

Hoy no es un día cualquiera, hoy estrenamos habitación en una casa muy especial: Mujeres con habitación propia.

Ya hemos llevado nuestras maletas y oye, es preciosa, ¡nos encanta esta casa!  Tiene unas hermosas vistas que inspiran la creatividad, un enorme salón y hasta un patio de vecinas en el que conocer a otras invitadas con hermosos, variopintos e interesantes proyectos creativos y profesionales.

Y lo mejor de todo es que es una casa abierta para todas aquellas mujeres que deseen mostrar su espíritu creativo. Y una valiosa ventana más en las redes sociales.  

¡Gracias por acogernos!

Os dejo unas palabras de su anfitriona, que podréis leer en su web:

“En los años en los que he estado trabajando profesionalmente en el ámbito de la igualdad, he tenido la oportunidad de conocer a personas de las que he aprendido mucho. He aprendido, por ejemplo, que las mujeres creemos que no hacemos nada importante si no realizamos un trabajo remunerado fuera de casa, que sí nos gusta asumir parcelas de poder público en cuanto tenemos la oportunidad, que podemos desnudar nuestra alma delante de personas desconocidas para denunciar la violencia de género, que somos grandes empresarias domésticas además de profesionales, que nos encanta compartir momentos con otras mujeres, pero que también sabemos disfrutar la soledad, que nos sientan muy bien los reconocimientos y que se nos considera buenas regalando cuidados a las personas de nuestro alrededor, aunque se nos olvida con demasiada facilidad regalarnos cuidados a nosotras mismas. También he aprendido que parece que las mujeres no hayamos hecho nada importante a través de la historia, ni siquiera como madres, hermanas, hijas o compañeras de estos hombres que tanto nombran los libros; y que parecemos invisibles aunque hayamos sido y seamos las protagonistas de grandes hechos y acontecimientos que tampoco, aún hoy en día se molestan en recoger en el mismo plano de igualdad que con los hombres, ni los libros, ni los periódicos, ni los noticiarios…

Hola, me llamo Trini y soy una Mujer con habitación propia, que quiero compartir con todas vosotras. Pasad, estáis en vuestra casa “virtual”.

 

Y ahora vamos a dejarnos llevar un poquito por sus espacios para conocerlos mejor…